jueves, 21 de julio de 2011

Sí, te quiero.

¿Por qué me asusta tanto el decirte algo que ya sabes? Maldita sea, sólo son dos palabras, no entiendo mi pánico a decírtelo. Quizá me de miedo tu reacción. No quiero que suceda lo mismo que la vez anterior, en la que mis sentimientos no se tenían en cuenta. Parece que sólo fue una broma del destino. Quiero mirarte a los ojos mientras de mi boca se escapa un "te quiero". Cierto que las palabras se las lleva el viento, que lo que nos marca son las acciones, sé que no es necesario el confirmar lo que siento con esta corta frase, pero siento la necesidad de decírtelo. ¡Qué estupidez! Debería hablar contigo en vez de escribir ésto. Te... te quiero.



Aqua.

1 comentario: